viernes, 25 de noviembre de 2011

EL PODER DE LOS DECRETOS

EL  PODER  DE  LOS  DECRETOS

QUE  ES  DECRETAR:  Es  resolver,  decisión  de  una  persona  que tiene   poder  o  autoridad   para  ello,  Jefe  de  estado, o  gobierno,  tribunal  o   juez , . es  un  veredicto   favorable   o desfavorable,  es  un  estatuto.
Entonces  los  decretos   son  poderosos  porque    cuando   alguien  los  dice   eso  es  ley,  no  hay   poder   que  lo  cambie.
En  la  Biblia  en  el  Sal. 2:7  “Yo  publicaré  el  decreto:  Jehová  me  ha  dicho:  MI  HIJO  ERES  TU,  YO  TE  ENGENDRÉ  HOY”
Esto  es   un  decreto   un  mandato    favorable   y  nos   está  hablando  a  nosotros   nos  está    asegurando  que  somos    hijos   de   Dios,   que  en el momento  que  aceptamos  a  Cristo  en   nuestro  corazón   el  nos  llamó  hijos     igualmente   que  a   Jesús  y  como  hijos   herederos    de    la  vida  eterna  y  del  paraíso,  pero  también   como  hijos  terrenales  podemos gozar  de   todos  los  bienes   y  cosas   que  hay  en la  tierra  hechas  por  nuestro  Señor  para  nosotros.
Pero  para   eso  hay   una  sola  condición  CREER  ,  una  sola  cosa  que  le creamos  a  Dios   puede  cambiar   nuestras   vidas.
Si  decidimos  creer    aunque  sea   solo  éste  versículo,  la  vida   nos  va  a   cambiar,  pues   Dios    mismo   está    Decretando   que  somos   HIJAS  E  HIJOS   DE   EL   y  si   EL  ESTA  CON  NOSTOROS  QUIEN   CONTRA  NOSOTROS.
Muchas   veces   estamos  peleando  la  batalla   pero  con  duda,  “ a  saber  si  Dios  querrá,  a  lo  mejor  si, a  lo  mejor  no,  a  saber  si  será  su  voluntad,  vamos  a  esperar  a  ver  que  pasa”
Pero   se  nos  olvida  que  nosotros  tenemos  el   PODER     en  LA  BOCA   ,  Decretar  es   una  estrategia  para   obtener  la   victoria,  pero  hay  que  saber    como  desatar   esos   Decretos.
Los  desatamos  creyendo  en  la  palabra  de   Dios  y  teniendo   FE  en  que  se  hará   realidad.
En  la  misma   Biblia  nos  dan  ejemplos  de    decretos   favorable   y  no  favorables  para  nosotros.
En  Colosenses  2:14    nos  dice   hablando  de  Jesús    anulando  el  acta  de  los  decretos  que  habla  contra  nosotros,  que  nos  era  contraria,  quitándola  de  en medio  y  clavándola   en  la  cruz”
Había   una   acta  de   decretos  en  ese  entonces   que  nos  era  contraria  y  es  que    los   gobernantes  habían  decretado  (ofrendas  de  carne, bebidas,  luna   nueva,  días  de   fiestas  etc.    que   muchas  veces  no se  podían   cumplir   y  eran  sancionadas,   pero  si  vemos    el  Ver.   16  dice   Por  tanto  nadie  os   juzgue  en  comida  o  en  bebida  o  en  cuanto  a  días  de  fiesta,  luna   nueva  o  días  de  reposo” .   Esto  fue   porque   Jesús   decreto  anularla  para  beneficio  de  nosotros.
Fíjense  que  Dios    le  hablaba    a  la  ADMÓSFERA  veamos   Génesis    1:3  y  dice  que  le   habló  a  la  oscuridad  y  dijo    sea  la  luz   y  fue  la  luz “   si  se fijan  allí  no  le  estaba  hablando  a  una  persona  en  particular,  sino  a  la   atmósfera,  así  mismo  nosotros  podemos  decretar  algo   sin   que   la  persona  o las  cosas   estén  presentes,  pues   el  poder   de  la  palabra    es   muy  grande.   En   Prov.    18:21  “La  muerte  y  la  vida   están  en  poder  de la lengua,  y  el  que la ama  comerá  de  sus  frutos”.
Antiguamente  para  salir  a la guerra  se  necesitaba  que  a la   par  del  comandante  en  Jefe  ,  estuviera  un  hombre  con  palabra  profética,  el  cual   decretaba  lo  que  Dios  le   decía,  ya  fuera  favorable  o  no,   veamos     Números   23:   Balaám  era  un  profeta  de  Dios  y  el   Rey   Balac  lo  manda  a  traer   para  que  maldiga  a  Israel  y  lo  decrete  o  sea  que lo  diga,   pero   Balaam   consulta  a  Dios  primero  y   Dios  lo  envía  a  que  haga  lo  contrario,  y  el  Profeta, hace  un  discurso   donde  lo  bendice ( a  Israel)    El  rey  se  pone  enojado  y  lo  insta  a  que  lo  maldiga  varias veces  pero  el  profeta   decreta  bendición ,  en  los   Ver.  18=20  hay  algo  muy  especial;   dice  el  Profeta  a  “BALAC  LEVANTATE  Y  OYE;  Escucha  mis  palabras, hijo de  Zipor,  Dios  no es  hombre,  para  que  mienta, ni  hijo  de  hombre  para  que  se  arrepienta,  El  dijo    ¿y  no  hará ?,  ¿ hablo  y  no ejecutara ?  ,  he  aquí   he  recibido  orden de  bendecir ,  El  dio  bendición  y  no  podre  revocarla” 
O sea   que  cuando  Dios  decreta   no  hay  poder   que   haga  lo  contrario,  veamos   nuestra   Biblia  y  encontraremos   una  gran   cantidad   de  decretos  favorables   para   nosotros,   decretos   en  los   que  que  nos   da   sanidad,  prosperidad,  y  bendiciones  en  todos  los  campos  de  nuestra   vida,   solamente   tenemos   que    creer    y  decretar   con  nuestra  boca  que   así  se   hará.
Podemos  cambiar  la atmósfera    DECRETANDO,    recordemos  que  la   bendición  se  retiene  si  no  lo  decretamos,  por  ejemplo,  yo    decreté  que   mi  hijo   era  un  hombre  trabajador  y  sin  vicios  y  se lo  decía  a la  atmósfera,   y la  bendición  fue   desatada,   claro  está , no  fue  una  ni  dos,  fueron  muchas   veces   hasta  que  se  cumplió.
Hoy  podemos  decretar   que  toda  palabra  en  “mi  contra”  ,  se  rompe  y  se  anula,    ya  sea    por   brujos,   hechiceros,   agoguerros,   murmuradores,   calumniadores,   maldicientes  etc.
No tenemos  porqué  tener    más     esa  enfermedad,  no  tenemos  que  estar   más  en  cautividad  ya  sea  de  vicios,  de  problemas   de  escasez.
En   Deuteronomio   4:14  nos  dice: A  mi  también  me  mandó   Jehová  en  aquel   tiempo  que  os  enseñase  LOS  ESTATUTOS  Y JUICIOS   para  que  los  pusieseis  en  obra   en  la  tierra  en  la  cual   pasáis  a  tomar  posesión  de  ella”
Nosotros   el  día  que  aceptamos  a  Jesús    pasamos   a  tomar  posesión  de   esa  tierra  en   la  que   fluye   leche  y  miel  (  o  sea  llena  de bendiciones)   miren  que  no dije   libre  de  conflictos,  pues   éstos  siempre  vamos    tener  pero  con las  bendiciones  de   Paz  en  medio  de  ellos,    pero  para  eso   tenemos  que  saber   qué     DECRETOS  FAVORABLES  hay  escritos  para  nosotros,  en  ese   precioso  Libro  llamado  Biblia
 Tenemos  que  ser  sensibles  a  la   Palabra  de   Dios  y  Decretar   conforme  a  la  palabra.
En el  libro  de  Daniel  tenemos  un  preciso   ejemplo:  El  Rey  Nabucodonosor  decretó   que  todo  aquel  que  no  adorare   una  estatua,  sería    hombre   muerto,  sin  embargo   Daniel   decretó   que  no  se  arrodillaría   a  adorar  a  ninguna  estatua   porque   el  solamente   adoraba  a  Jehová,  así  le  costar  la  vida,   ustedes  conocen  la  historia  de  como  Dios  libro   de la  muerte  a  Daniel.
Los  decretos  llevan  sentencias   y  si  vemos  salmo  35  está  lleno  de  éstas,  pues  allí  vemos  decretos  contra  nuestros  enemigos.
  Como  ya sabemos  como  decretar,   hoy  vamos  a empezar  por  decretar  nulos   toda  maldición   y  toda     palabra  proferida  por  otras  personas   ya  sea  directamente  o  por  medio  de   brujos,  hechiceros  agogueros  y  que   sea  revocada   esa  sentencia  a  la persona  que  lo  hizo.
También  decretemos   bendiciones  para   nosotros,  para  nuestros   esposos,  para  nuestros  hijos,   familiares  y  amigos  y  aún  a  ciudades  que  no  conozcamos  personalmente pero  que  sabemos  que  hay  muchas  necesidades.
Y  no nos  olvidemos  que  el  poder  de  la  palabra  es  grande  y  poderosa.
Eddy  Higueros

Bendiciones
Mary  de  De  León

1 comentario:

  1. Gracias por este estudio acerca de los decretos. Estaba buscando alguna informacion acerca del poder de los decretos en la biblia y esto me ayuda mucho. Mucha gente critica a los predicadores de hoy que dicen que tenemos que decretar. Yo si creo en los decretos y pienso que hay poder en nuestra boca para decretar las promesas de Dios y traerlas desde el ambito espiritual al ambito fisico.

    Bendiciones

    ResponderEliminar