domingo, 26 de agosto de 2012

JESUS EL CARPINTERO

 
JESUS  EL  CARPINTERO
Muchas  veces  hemos pensado,  porqué  Jesús  no  fue  agricultor,  pastor  de  ovejas, pescador, Maestro  de  ley,   que  eran  las  profesiones  u  oficios  de  ese   entonces?,  porqué   fue    carpintero?.
Algunos  dicen   que  ser  carpintero   era  una  profesión  humilde,  otros  que   era   profesión  bien  pagada,  otros  que  por  tradición que  se  pasaba   de   padre  a  hijo,  hay  muchas  razones  pero  creo  que  aquí  hay  una  alegoría  profesional-espiritual  en  la  que  el  Señor  Jesús  puede identificar  muchas  similitudes   entre  la  clase  de  maderas   y  nosotros.
Pero  este  oficio  no  tiene  nada   de  sencillo  pues  primeramente  tienes   que  saber   cuales  son  las  diferencias  de  las  maderas,  tierras  donde  se cultivan,  cuales  sirven  para  cada  caso,  no es  lo  mismo  madera   ornamental,  que  la  de  mueblería  o  construcción, o  para  papel,  también  se  necesita  saber   de  los  tratamientos  previos  que  se  le  da,  algunas  veces  hay  que  mojarlas,  asolearlas,  echarles  ciertos  químicos,  lijarlas   etc.  ponerles  pesas;   y  por  último  hay  que  tener   mucha  creatividad  y  dedicación  para  medir,  cortar ,  pegar  y  tornearla.
Jesús  pasó  muchos  años aprendiendo carpintería con  su  padre  (José)  y  aprendió  a  trabajarla   con  sus  defectos  y  cualidades,  siendo  capaz   de  convertir  algo  de  poco  valor a  ser  una  pieza   muy  valiosa.
En  Marcos  6: 1-3  nos  cuenta  de  como  Jesús  llegó  a  su  pueblo  natal  “Nazaret”  y  la  gente  decía  que  cómo   un  carpintero  podía  tener  esas  cualidades?,  y  es   que no creían  que  Jesús   además  de  carpintero  era  el  mesías ,  pero  el  nos  conoce   desde  antes  de la  fundación  del  mundo    y hasta  el  día  de hoy   nos  moldea  en  la  misma  forma  que  lo  hacía  con  la  madera , hasta  hacernos  hijos  suyos.
Jeremías  1:5  dice : “antes  que  te  formaras  en el vientre  de  tu madre   te  conocí”,  o  sea  que  el  ya  sabía    antes   de  que  naciéramos    que  clase  de  familia    tendríamos :
l- Muy  dada  a la  religiosidad.
2-Tibios , con alguna  religión pero  no muy  convencidos, descuidados.
3- Mundana,  que  nunca  le  importó  la  religión.
Muchas  veces  hemos  pasado por  una  de  estas  tres  familias   o  por  todas,  no  lo  sé,   en  mi  caso nací  de  una  familia  católica  tibia, me  enviaron  a estudiar   a  colegios de  monjas  y  padres,  pero  ellos    solo   se  presentaban  a la  iglesia  cuando  habían  bautizos  o  casamientos   familiares,  por  lo tanto  nunca    conocí   una  biblia,  y  no  supe   mucho  de  quien  era  Jesús,  pero   lo  lindo  es     que  Jesús    me  conocía  a     y  sabía   de  que  suelo  me   sacaba   y  qué   clase  de  madera  era  yo   para  poder   transformarme,    en el  Salmo  103:14  dice:“que  el  conoce  nuestra  condición”,  así  que  vamos  a  ver  en    que  clases  de  madera  nos  catalogamos?:
CEDRO  O  CAOBA: Maderas  de  larga   duración, de ellas sacan  madera  para ebanistería,  carpintería, para  construir, resistentes a la  pudrición,  sin embargo también  son  muy  duras,  difíciles  de trabajar  y  sus  nudos  son  muy  comunes  y también  un  problema.
Muchos de  nosotros  nos  parecemos  a  estas  maderas, tenemos  un corazón  duro  , no  queremos  saber  nada  de  las  cosas  de  Dios,  somos  insensibles  al  dolor  humano, no  nos  importa   nuestro  prójimo, somos  muy   ambiciosos  y  egocentristas,  yo  les  aseguro  que  mucha  gente  se  han  acercado  a  querer  darnos  la  “Buenas  nuevas”  y  lo  hemos   rechazado,  está  tan  duro   nuestro  corazón  que  vemos  a personas  con  necesidad quizá  de  medicina  o  comida etc.  y  nos hacemos  los  desentendidos,  simplemente  no  nos importa.
Cuantas  veces  hemos  dejado  la mejor  parte  como  dice  la  Palabra   en el caso  de “ Marta  y  María”   y  preferimos  dedicarnos  a  nuestros  negocios  porque   pensamos  que  de  allí  obtendremos  grandes  ganancias  y   desechamos  congregarnos  a  escuchar  la  palabra  de  Dios  que  es  la  que  nos  da  vida,  pero  Dios  tiene  un  plan   para  esta  clase  de  personas  y  como  buen   carpintero   aprovecha   sus   cualidades  y  defectos para  moldearla.   Así   que  cuando   nos cambia y  nos  hace  hijos  suyos ,  nos  prepara  para  que  esa  dureza   sea  transformada    y  en  su  lugar  nos  da  fortaleza  para  afrontar  los  problemas.
Les  voy  a  contar   algo:   Mi  papá  fue   el  primero  en la  familia  en  transformarse  y  aceptar  al  Señor  Jesucristo  como  su  Señor  y  Salvador, luego  le  seguimos  sus  tres  hijos,  pero  mi mamá  era  un  poco  dura  y  no  quería  esa  transformación,   pasaron   años  antes  de  que  ella  decidiera   seguir  los  pasos  de  mi  papá,  más  tarde ella  aceptó  la  muerte repentina  de  mi  padre  con  más   paz,  pues  a pesar  de su    viudez  (aunque  estábamos  sus   hijos)  ella  tuvo  el valor  de  seguir  adelante tomada  de  la  mano  de  nuestro  Señor   y  no  dejarse   decaer   por  la  tristeza.
Otra  ventaja de  esta  madera  es  que  además  de  ser  fuerte y  dura  es  de  larga  duración,   quiere  decir   que  esta  clase   de personas  una  vez  que  han  tomado  su  decisión  de aceptar  a  Cristo nada  ni  nadie  las  hace  cambiar. 
CIPRES:  Madera  suave  y  ligera, algunos   nos  podemos  identificar con  este   tipo  de madera, pues  son  de  carácter  apocado,  suavecito,  pero  muy  delicados,  muy  sensibles  ,  por  una  parte   aceptan  que  les  hablen  de la  Palabra  y  asisten  a los  servicios,  pero  Dios nos  libre  de  no  saludarlos  porque  ya   se  enojó,  peor  aún  si   el  Pastor  habla  en  algún  sermón   algo  en  que  se sienta  aludida,    y  si  por  casualidad  algún  hermano  o  hermana   tiene  una  caída  es  capaz  hasta  de  cambiarse   de  Iglesia,  en lugar  de  dar  un  buen  con sejo.
Sin embargo también  esta  madera  puede  ser cambiada  según  el  plan  de  Dios  y transformar    esa  suavidad   en  prudencia,  en  amor,  en  misericordia  y  deja  la  ligereza   para  perdonar  tantos  errores  humanos  y  al  final  no  sentirse  lastimada  sino  más  bien  contenta  de  seguir  los  pasos  de  Cristo.
EL   PINO:  Madera  dura  resinosa  y  resistente  a  vendavales:   Esta  es  una  madera dura   pero  no  tanto   como el  cedro,  pero  además  de esto  es  resinosa  quiere  decir  que  tiene  esa  sustancia  que  se desliza fácilmente:   Muchos  de  nosotros   como  pinos   somos  duros  de  corazón, tenemos  el  problema   de  que  nos   pueden  hablar  de  la  palabra   y  los  atendemos  ,  pero  se  nos  desliza  o  sea  que  por  un  oído  nos  entra  y  por  otro  nos  sale,  muchas  veces  vamos   a  los  servicios   o  las  reuniones  pero  en  lugar  de  poner  atención  estamos  pensando  en  los  negocios,  en  los  partidos,  en  si  ya  llegó  el  esposo o  los  hijos,  si  la  comida  está  lista  etc.  nos  llenamos  de tantos  pensamientos  que  al  final  se  nos  resbaló  la  Palabra  como  resina   y  nos  quedamos  igual  de vacíos.   Si  ponemos  atención  pinos   hay  en  todas  las partes  del  mundo, tanto  en  América  como  en  Europa, Asia, África    así   que  pinos  habemos  muchísimos  más,  pero  aquí  está  la  ventaja, cuando  la acción  transformadora  de  Dios   entra  en  nosotros  nos  volvemos  resistentes  a  los vendavales,  pueden  venir enfermedades, angustias, persecuciones, tristezas,  muchas  cosas,  pero  nos  quedaremos  firmes ,   resistiremos  al  enemigo  ,  le  haremos   frente y  venceremos,  pues  ahora  tenemos   a  Cristo  que  peleará   cualquier  batalla  por   nosotros, pues  el  venció  al  mundo  en  la  Cruz   del  calvario.
Hay  una  última  madera   que  quiero  mencionar  y  por  ser  tan  alta  y  gruesa  le  decimos  árbol,  pero  realmente  es  de  la familia  de  la   palmáceas  también  llamadas:
PALMAS   O  PALMERAS:   Tronco  grueso,  raíces  profundas   y  fruto  de  mucho  valor  ondean  para  un lado  o  para  el  otro  según   el  viento.  Los  que  se  identifican  con  la palmera  son  personas  que  escuchan  la  palabra  y  les  gusta, y  se  congregan  en  alguna  Iglesia,   pero  siempre  andan  buscando  otra  iglesia  para  ver  cual  es  mejor,  y  se  cambian   y  se  cambian  de  congregación  y  no están   fijas  en  ningún  lugar,  pues  a  todas  les  encuentran  defectos,  una  temporada  están  contentos  y  otra  ya  no  lo están   cambian  de  opinión  con  mucha   facilidad.
La  ventaja  de  las  personas    palmeras  es:   que  cuando  Dios  llega  a tocarlas  y  a  transformarlas  por  medio  del  Espíritu  Santo,  como  tienen  un amplio  conocimiento  de   como  están   las  doctrinas , pueden  diferenciar  a la  verdadera   y   enraizarse  cada  día  más  y  más  y  pueden  dar  frutos    muy  valiosos igual  que  las   palmeras  como : amor, paz, gozo, paciencia, benignidad, bondad fe, mansedumbre, templanza.
Mis  amados  siendo  escogidos  por   Dios   y  naciendo  de  nuevo  hemos  dado  el  primer  paso, pues   Jesús  en  su obra   de   carpintero empieza  por  darnos  el  tratamiento  previo como    lo  mencionamos  anteriormente en  las   maderas,  igualmente  nosotros    tenemos  que  aceptar  las  correcciones   que  Dios  no  da  como  tratamiento  previo . Algunas  veces  serán  problemas de  carácter las  que  tendremos  que  corregir.
El  siguiente  paso  es  medirnos que  capacidad  tenemos  para  enfrentar   problemas   y  el  metro  que  el  usa  es   LA  FE.
Luego  nos  corta  lo  que  no le  agrada:  malas  palabras, egoísmos, ambiciones, odios, iras, falta de  perdón  y  muchos  más. (Gálatas  5:19-21).
Nos  moldea añadiéndonos  amor , paz, paciencia, gozo,   benignidad, bondad , fe , mansedumbre, templanza  (frutos  del  espíritu),    mas   muchos  talentos.
Y  ya  casi  listos   nos  tornea,  o  sea   se   empieza   a  ver  la  obra  de  arte  que  está  haciendo,     Is.  13:12  nos  dice:  “haré  más  precioso  que  el  oro  fino  al  varón,  y  más  que el  oro de  ofir  al  hombre”. Aquí  se  refiere   al  hombre  y  la  mujer.
Jesús   desea   hacer   de  nosotros  algo  nuevo,  precioso, y  nosotros  tenemos  que  dejar   que  haga  su  obra  perfecta, como  dice   en  Fil.  2:16  “Asidos de  la  palabra  de  vida…”  o  sea    leyendo  su  palabra,  meditándola,  orando  y  recordando   lo  que  dice   Deuteronomio  30:14  “Porque  muy  cerca  de ti  está  la  palabra  en  tu  boca  y  en tu  corazón para  que  la  cumplas”,  Cuál  de  estas  maderas  es  usted? Deje  que   la  acción  regeneradora  de  Jesucristo lo  moldee  y  haga  una  preciosa  obra  de  arte.

Mary  de  De León

2 comentarios:

  1. Estimada Hermana
    muy linda su reflexión, me servirá para extraer algunas de sus ideas para preparar un devocional. Bendiciones desde Chile!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermana Carolina, es un gusto que tomes algunos de mis temas para poder expandir el evangelio, para eso están y estás con toda libertad para tomarlos, me alegra mucho saber que eres Maestra, yo tambièn doy clases de "Valores" a los jóvenes de Institutos y Escuelas de mi país y me gozo al ver los cambios en la juventud, aunque hay veces que el tiempo no le permite a uno hacerlo de tiempo completo, pues ese es mi Ministerio, pero tengo otros, bueno ya te conté algo de mi trabajo, bendiciones para ti y tu familia

      Eliminar