miércoles, 14 de agosto de 2013

EDIFICA TU CASA CON SABIDURÍA

EDIFICA TU  CASA  CON  SABIDURÍA

En ningún momento de la historia, en nuestro país, se ha desatado una crisis en la familia y en los hogares, como la que estamos viviendo en estos tiempos. En muchos hogares se vive una pesadilla de problemas, tanto en la relación de la pareja, como en la relación con los hijos. El promedio de duración de un matrimonio es de tres a cinco años. De cinco parejas que se casan, cuatro se divorcian, por lo general dentro de los primeros cinco años de su relación.
La Biblia en Proverbios 24:3-4 dice:” Con sabiduría se edifica la casa, con prudencia se afirma y con ciencia se llenan las cámaras de todo bien preciado y agradable.”

Una casa se edifica primero con sabiduría y prudencia, luego con gusto. La sabiduría y el conocimiento que te llevan al éxito en los negocios, es la misma que utilizas para edificar la casa. Según este versículo, Dios quiere que tengas un negocio, tu casa, y que la llenes buenos  muebles, pero  además  que la  familia  que  habita  sea  edificada  con  sabiduría, que si  hay  problemas, éstos  sean   sabiamente  resueltos, que  si  hay  escasez  que  sepamos  sabiamente   llevar  un  presupuesto,  que si  hay que  tomar  decisiones,  que  éstas  sean  con  sabiduría.
 Muchas  veces  le  repiten  a la  mujer   que  “edifique  su  casa  con  sabiduría”,   y  realmente  es  bíblico,  pero  en  un  hogar  no  solo  está  la  madre,  también  está  el  Padre  y  pienso  que    son  las dos  personas  más  comprometidas  a  tener  sabiduría.
En  los  diccionarios   SABIDURÍA  es  la  conducta  prudente de  una  persona,  y  su  habilidad  y  conocimiento  de  ciencias, letras  y  arte,  pero  los  estudiosos  nos mencionan que  hay  dos  clases  de  sabiduría,  si  leemos    Jeremías 8:9 “Los  sabios  se  avergonzaron,  se espantaron  y  fueron  consternados:  he  aquí que  aborrecieron la  palabra  de  Jehová  ¿y que  sabiduría  tienen?”.
Podríamos  contestar  que  sabiduría   incorrecta,  entonces   entendemos  que  hay  dos  clases  de  sabiduría, La  humana  que  es  soberbia,  que  desdeña  la  sabiduría de  Dios  y  solo  lo  lleva  a  la  destrucción ( 1ª. de  Co. 1:19-20 ),  y la  buena  ,  la  que  nos  da  Dios  y  es  la  que  hace  que   tanto  el  hombre  como  la  mujer  tengan  una  vida  satisfactoria  de  bien  y  de  verdad.  Yo  no   estoy  diciendo  que  con  sabiduría   no  vamos  a  tener   dificultades,  sino   que  con   sabiduría   vamos  a  enfrentar   estas  dificultades  y  vamos  a  salir   victoriosos.
LA SABIDURIA  SE  CARACTERIZA   POR  SU  PRUDENCIA:  Pr.10:19“En  las  muchas  palabras  no  falta  pecado,  más  el  que  refrena  sus  labios  es  prudente”.
La  palabra  de  Dios  nos  enseña  que  muchas  veces  debemos   de  callar,  pero  ustedes  me  dirán    “pero  si  no  hablo  y  discuto   me   quitan  autoridad”,  no  es  cierto,   gana  más   el  que  calla y  escucha,   pues   así  se  da  cuenta   de  lo  que  realmente  está  sucediendo   con  la  otra  persona,  si  dejáramos     hablar  a  otros  nos  enteraríamos  de  que  lo  que  les  pasa  es  otra  cosa  quizá  más  sencilla  de  resolver,  pero  nuestro  gran  problema  es no poder  cerrar  la  boca  y  lo  que  hacemos  es  complicar  más  los  problemas.
Seamos  prudentes con  el  esposo,  seamos   prudentes  con la  esposa,  seamos  prudentes  con  los  hijos,  con  la  familia,  amigos,  compañeros  de  trabajo. Evitemos  estar  dando  nuestra  opinión,  o  démosla   solamente   cuando  lo  pidan,  mientras  procuremos  callar.
LA  SABIDURÍA  SE  CARACTERIZA  POR  SU  HUMILDAD:  Pr. 10:8a  “El  sabio  de  corazón  recibirá  los  mandamientos;…”
Si  estuviéramos  atentos   a   saber   cuáles   son  los  mandamientos  de   Dios  y  los  pusiéramos  en  práctica  con  humildad  y  gozo,  estaríamos   viviendo  una  vida  plena,   varones  recuerden  los  que  dice  la   Palabra  de  como  tratar  a  sus  esposas,  dice  que  las  amen así  como  Cristo  amó  a  su  Iglesia,   y  Esposas,  recuerden   que  su  esposo  es  cabeza   de  casa,  no  importa  cuanto  más  ganemos   nosotras,  ellos  siempre  van  a ser  la  cabeza,   estos   son  algunos  de  los  mandamientos  que  tenemos  que  acatar   con  humildad  pero  hay  muchos  más   para    nuestra  vida. Recordemos  que  Dios  dejó  muchos  mandamientos  para   que  lleváramos  una  vida en  paz,  con  tranquilidad, gozándonos de  ser  obedientes  a  lo  que  el  Padre  nos  dice.
LA  SABIDURÍA  SE   CARACTERIZA  POR  EL  DISCERNIMIENTO :  Pr. 14:8  “Entonces  os  volveréis y  discerniréis la  diferencia  entre  el  justo y  el  malo,  entre  el  que  le  sirve  a  Dios  y  el  que  no  le  sirve”.
Como  le  está  sirviendo  a   Dios?   Está   diferenciando  lo  que  está   bueno  y  lo  que  está  malo?,  puede  saber  la  diferencia?,  cuando  le  hablan   sus  hijos  puede  discernir  si  lo  que  le  están  diciendo   es  mentira  o  verdad?,  recuerden  que éste  es  un  DON  o  sea  un  regalo  de  Dios  no  para   “adivinar”  sino  para  saber  diferenciar.  Recordemos  que  estamos  edificando   nuestra  casa,  si   podemos  discernir  podemos  aconsejar  bien  a  la  luz  de  la  palabra.
LA  SABIDURÍA  SE  BASA  EN   EL  TEMOR  (RESPETO)  A  DIOS  :   Pr.9:10  “El temor  de  Jehová es  el  principio  de la  sabiduría”
Si  queremos    ser  sabios  y  tener   sabiduría   para  edificar   nuestra  casa  como   Dios  manda,  solo  tenemos  que  pedirla,  Dios  la  da  a  quienes  la  buscan,  Pr.  2:6 “Porque  Jehová   da  la  sabiduría  y  de  su  boca  viene  el  conocimiento  y  la  inteligencia”.
Qué  nos  impide  tenerla?   Quizá  el  pecado?,  tal vez la  falta  de  conocimiento  al  no  leer  la   Palabra  de  Dios?, o nos  creemos  tan  sabios  que  no  necesitamos  nada  más?.
En  pr. 9: 1-2-3  Nos  dice   que  “la  sabiduría  edificó  su  casa”,  saben El  Señor   puso  de  primero   la  edificación  de  su casa,  porque  eso  es  lo  primero  para  Dios   y   tiene  que  ser  lo  primero  para   nosotros,  de  nada  nos  sirve   lo  que  sigue  a  continuación   si  estamos  solos,  si  no  tenemos  familia con  quien  gozar   todo  lo  demás.
Queremos  edificar   nuestra  casa,  lo  deseamos  con  todo  nuestro  corazón,  quizá   ha  estado  mal,  quizá   no  hay  comprensión,  a  lo  mejor  hay  hijos  malcriados, esposos  indiferentes,   esposas  que  no  son  comprensivas  en  fin  tantas  cosas  que   queremos  arreglar  y  no  podemos,  le  tengo  una   buena  noticia,  nunca  es  tarde,  el  Señor  promete  que  todo lo  que  pidamos  en  oración  el  nos  lo  dará,  así   que  anímese,  pida,  pida,  pida,  ésta  es  una  de  las  cosas   que  El   si  da   porque   va  conforme  a  su  corazón,  y  es  tener  sabiduría  para  tener una  familia  unida,  amorosa  y  temerosa  de   Dios.


Mary  de  De  León

4 comentarios:

  1. Gracias por compartir tan interesante reflexión. Que Dios siga bendiciéndote con los dones que tienes, Mary!!!

    ResponderEliminar
  2. Dios le continúe guiando para der la leche no adulterada.

    ResponderEliminar
  3. Excelente reflexión, Mary de De León. Sus puntos de vista son muy bien abordados a la luz de la palabra. Que mejor consejo

    ResponderEliminar
  4. Excelente hna. Dios siga desarrollando en usted el saber bajo la guianza del Espíritu Santo.

    ResponderEliminar