lunes, 25 de abril de 2016

LO QUE NO NOS EXPLICAN DE LA PARÁBOLA DE LAS 10 VÍRGENES

LO QUE  NO  NOS   EXPLICAN   DE  LA   PARÁBOLA   DE  LAS   10  VÍRGENES

MATEO  25: 1-13

Muchas  han  sido  las  veces  que hemos  ido  a la   iglesia   y  el  Ministro   nos  lee  o  nos   predica  sobre   esa   hermosa   parábola,  pienso   y  casi  estoy  segura   que  todos   hemos    escuchado   de   ella,  pero   nunca  nos  hemos  detenido   a   estudiarla  para  saber  que  mas   nos  dice.
El  contexto  de  esta   parábola   describe   como  será   la  segunda   venida  de  Cristo  y  da  muchos   detalles los  cuales   unos   se  están  cumpliendo   y  otros   faltan  por   cumplirse,  Jesús   entonces   nos   narra  esta   historia,  para  que  aprendamos   a  estar   preparados.
Nos  cuenta   de  como  10   vírgenes   tomando   sus  lámparas   salieron  a  recibir  al  esposo, realmente  no  dice   que  ellas  fueran  las  novias.  Antiguamente  la  novia  se  hacía    acompañar   de  amigas   que  hacían   las  veces  de   “Damas  de  honor”
ESPOSO:   prototipo   de   Jesús  en  su   segunda  venida.
Escatológicamente,  vírgenes   somos  todos  los   cristianos  hombres   y  mujeres   que hemos  dejado   que   Jesús    entre   en   nuestro  corazón   y  tome el  control de   nuestras  vidas ,  hemos sido   perdonados  y  por  lo  tanto  estamos  en  un  caminar   con  ropas   blancas   que  significa    puras   sin  pecado.   Listos   para  recibir  al   Esposo. (Jesús)  en  su  segunda   venida.
Se  nos  dice   que   5   eran  prudentes   porque  llevaban   sus  lámparas  encendidas  y  aceite  adicional   y  5   insensatas  porque   llevaban  solamente   sus  lámparas  encendidas
LAMPARA: significa,   la   Palabra  de   Dios
Las   diez    tenían   lámparas  encendidas,   significa   que    todas  estaban   empapadas  en  la   Palabra   de   Dios,     o  sea    las   10   vírgenes   son  todos  los  cristianos    perdonados   y  que  han   estudiado  y  practicado   la  palabra   de   Dios.
 Estaban  las   10  lámparas  encendidas  .o  sea   que  tenían   aceite
EL  ACEITE:    Es   el   Espíritu   Santo,   si  estudiamos la   Palabra, toda   persona  cuando  acepta  a nuestro  Señor   Jesucristo  como  su  Señor  y  salvador,  automáticamente   el    E.S.  entra  en  su  corazón  y  naturalmente    brilla   como   una  lámpara  encendida,  porque  El  cambia  nuestro  modo  de  vivir  ,  ya    que  el   E.S.   está   para   recordarnos   que   lo  que  estamos  haciendo  está   bien  o  está   mal,  muchos   le  dicen  “conciencia”,  pero  es  la  voz   del   Espíritu  guiándonos  y  nosotros   obedeciéndolo,  ya   que  todo  lo  que  nos   dice    también  lo dicen  las  escrituras  o   sea   la   Palabra  de   Dios.
Pero  nos   cuenta   que   5  de   las  vírgenes   no  tomaron  aceite  en  sus   vasijas.  Y   las   otras   si  lo  hicieron.
Las  VASIJAS:   Somos  nosotros,  cada  cristiano  dice  la   Palabra    que  somos    como  barro  en  las  manos  del   alfarero  (Dios)   que  nos  hace   vasijas  útiles,   también  dice  que  somos   Templo  del   E.S.   (I Co. 6:19).  Por  lo  tanto  cuando  tomamos   la  decisión  de   invitar  a  Jesús   a  que  more  dentro  de  nosotros  automáticamente  el   E. S.    entra  en  nosotros   y  brillamos   por  su   poder.
VIRGENES  INSENSATAS:   Son  los  creyentes  que  han  sido  regenerados  por  el  Espíritu  de  Dios, mora  el   Espíritu  de  Dios,  pero  que  no  son  lo  suficientemente   llenos  del   Espíritu,  como   para  que  todo  su  ser   sea   saturado  de  El.
En  el  versículo  5  nos  dice   que  todas  cabecearon   y  finalmente   se  durmieron.
CABECEAR:   es   enfermarse   y
DORMIR:   es   muerte
Posiblemente   cuando   venga   nuestro   Señor   Jesucristo  algunos    habremos  enfermado   y   muerto,  a   otros  quizá   el  esperar  la  segunda  venida  de  nuestro  Señor   Jesucristo  nos   cause  cansancio  y   quizá   desánimo , o   despreocupación,  pero  la  palabra   nos  insta   a  que  estemos  alertas,   aún  cuando  tengamos  ese   sueño,  en  medio  de  todo,  tenemos  que  estar   alertas   como  lo  hicieron   las  5   vírgenes   que  al  primer  grito   de  que  estaba   el  novio,  se  despertaron  y  se  pararon  con  sus  lámparas  encendidas   y  su  aceite.
Muchos   Cristianos   saben   de  la  palabra,  están  sin  mancha,  pero   como  estamos  en  el  mundo,  puede  que  nos  dejemos  contaminar  y  pequemos,   así  dejamos   de  anhelar   la  llenura  del   E.S.   que  es    la  luz  de  nuestra  lámpara,   y  nos   vamos  apagando  hasta   que  finalmente  ya   no  brillamos,    ya    no  deseamos   que  el   Espíritu  nos  guie  ya   no   damos  frutos  (amor   ,gozo, paz, paciencia, benignidad,  bondad, fe),   recordemos   que  cuando   Jesús   se  fue   dijo   que  nos  dejaba  al   Espíritu Santo  a  quien  el  Padre  enviaba  en  su  nombre   para   que  nos  enseñara  todas  las   cosas  y  nos   recordara   todo  lo  que    Jesús   nos  dijo Juan   14:26.,   así   que  tenemos   que  desear   tener  esa  comunión   con  el  ,  porque    El  nos   guía,   nos   aconseja,  el  nos  rearguye,  nos  consuela,  nos  defiende  el   intercede  por   nosotros  delante  del  Padre.
LA  Iglesia  insensata  se  mueve   conforme  sus  emociones  y  sus  deseos  carnales  y  no  han  querido  buscar  a  Dios, por   lo  que  no  están  llenos   del   Espíritu  Santo.
Si   no  estamos   llenos   del   E.S.  no  vamos  a  poder   hacer  brillar  nuestras  lámparas  en  el  momento que   Jesús   venga. por   segunda   vez   y  recordemos   que  nadie   sabe  el  día  y  la  hora,     así   que   estemos   alertas,  no  dejemos  que  se  apaguen   nuestras   lámparas   ya   que  nadie   puede   darnos  prestada  una  porción   del   Espíritu,  porque   eso   es   personal.  Por    lo  tanto  anhelemos    en  todo  momento   la  llenura   del   Espíritu   Santo,  para   que  en   aquel  día  no  encontremos  las  puertas   cerradas   y  nos   diga   “no  os   conozco”  Mateo  25:12.

Con  amor

Mary   de  De  León

No hay comentarios:

Publicar un comentario