lunes, 28 de mayo de 2012

COMO EDIFICAR NUESTRO MATRIMONIO

COMO  EDIFICAR   NUESTRO  MATRIMONIO
“Si  Jehová no  guardare la casa, en vano trabajan los  que la edifican”
Sal. 127:1ª
Mucho  se   ha  hablado  sobre  el matrimonio   y  hoy  en día  pareciera  que  no hay el  suficiente conocimiento  sobre  el mismo,  pues   por las  estadísticas   vemos  que  cada  vez   son  menos  frecuentes,  ya  que  “la  moda”  es   primero  probar   y después   casarse,  pero  realmente   el  plan  de   Dios  no  era  ese,  su  propósito  más  grande  fue  el de  formar  una  familia  a  través  del  matrimonio  y  que  ésta  fuera   FELIZ, de  hecho   en  Génesis  1:28  nos  dice  que Adán  y  Eva   fue  el  primer  matrimonio  que  bendijo .
Cuando hicimos  votos  matrimoniales,  posiblemente  nos  citaron    Marcos 10:7-9 “Por  esto dejará  el  hombre  a  su  padre  y a  su  madre, y se unirá a su  mujer y los  dos  será  una  sola carne; así  que  no son ya  más  dos  sino  uno.  Por  tanto  lo  que  Dios juntó  no  lo  separe  el  hombre”,  es  posible   que  algunos  no  le  hayan  dado  la  debida   seriedad  a  esta  cita,  y pronto  olvidaron  el  compromiso   que  adquirieron   ante   Dios,  y  cualquier  tontera  tomaron  como  pretexto  para  irse   de  regreso  con  “mami”  y  seguidamente   muy  orgullosos  de  la  decisión  deciden   divorciarse  no  pensando  en  las   implicaciones    que  esto  conlleva  para  los  hijos,  para  la  familia   y  para  ellos  mismos.
Cuando   conocemos  a  nuestro   futuro  o   futura,    sabemos   que   son  personas   totalmente  diferentes  a  nosotros  y  con  diferentes  necesidades,  una  parte   de   psicología   dice  que:
La  mujer:   tiene  necesidad  de   Afecto,  comunicación (conversación, ser  escuchada),  de  apoyo,  honestidad,  transparencia.
El  hombre:  De  compañía,  relaciones (amigos),  de  admiración
Ambos:  Tienen  necesidad  de  respeto,  amor, honra.  Esto  se  puede   dar   cuando  hay  verdadero  amor  entre  los  dos  y  cuando   Dios  reina  en  ese  matrimonio.
En  Dios  llegamos  a ser  una sola  persona,  el  matrimonio funde  a  dos  personas  distintas para  que  sean  una  sola  y  así  realizar  una  familia  unida.
Cuando  nos  casamos   Dios   quiere  darnos   prosperidad  a  los  dos,  al  hombre   y  a la  mujer,  pero   nosotros mismos   ponemos  obstáculos,  pues   antiguamente     se  casaban   las  personas  con  bienes  mancomunados,  hoy   en  día   con  bienes   separados;   y  saben , la  principal  causa  de  divorcios  es  el  dinero,  luego  le  sigue  los  problemas  sexuales.
Cuando  somos “ uno  solo”,  si  uno  padece  de  escasez  también  el  otro  lo  sufre  y  si  hay  abundancia  también  el  otro  lo  disfruta,  Dios   no  planeó  bienes   separados,  eso   no  es  de  Dios,  pues  el   quiere  que  también  en las  finanzas  seamos   uno  solo.
QUE  PODEMOS  HACER  PARA SER  “UNO  SOLO”  EN  LAS  FINANZAS: 
1-       Unir  las entradas  de  dinero   de  ambos  lados, olvidando  que  posiblemente uno  de los  dos  gane  un  poquito  mas  y  hacer  un  presupuesto.
2-      Gastarlo  apropiadamente  en  la  familia, hijos  etc.  sin  olvidar  su  diezmo,  ofrendas   y  ahorro.
3-      Tratar  de tomar  algo  de  dinero  para   gozarlo  con  la  familia.
4-      Siempre  tomar  las  decisiones  juntos.
En   los  versículos   que estamos   estudiando  nos   dice   que  Dios  instituyó  el  matrimonio,  pues   El  quería  que  fuéramos   una  sola  carne,  dejando  aun  lo  mas  preciado  que  son  nuestros  padres  para  pasar   a  ser  una  familia   unida.
En  el  versículo  9  nos  recalca:  “lo  que  Dios  unió  no  lo  separe  nadie”,   mis   amados  NO  HAY  DIVORCIO   así  lo  dice  la  Biblia,  pleitos,  contiendas   si  hay  y  siempre  van  a  haber,  porque  el  diablo  siempre  estará  utilizando  cualquier  problemita para  matar  el amor  y  destruir  el  matrimonio.
El  sabe  que  destruyendo  matrimonios,  hay  mayor  número  de  personas tristes, destruidas  que  podrían  irse al  mundo  sin  esperanza,  de  allí   que   vemos    constantemente    familias  desintegradas,  hijos   que  han   buscado   las  maras,  hijas  metidas  en  prostitución o libertinaje,  vicios  etc. , muy  alejados   de los  caminos   de   Dios.
En  cambio  Dios  quiere  que  seamos  felices  en  el  matrimonio,  es  por  eso  que  debemos  de  saber  manejar  los  problemas  a la  luz  de la  palabra,  si  Dios  no  está  en  medio  de  los  dos  ,  eso  no  funciona.
Ef. 4:26 nos  dice   “que podemos  airarnos   pero  no  pecar,  no se  ponga  el sol  sobre   vuestro  enojo”  .  Eso  quiere  decir  que   podemos  enojarnos  pero   que  no pase  el  día   sin  reconciliarnos,  porque  si  usted  deja  un  día  y  una  noche,  puede  pasar  otra  y  otra  hasta  que  el  problema  llegue   a    proporciones  más  grandes  y  tal vez   se  había  enojado  por   una  insignificancia  y  al  final   le  va   a  costar  reconciliarse.
Ver.  29 “ninguna palabra  corrompida salga  de  vuestra  boca” .   Cuidado  con  las  palabras  que  dejamos  ir  en momentos  de  enojo,  que  muchas  son  malas  palabras   y  otras    son  tan  hirientes   que  lastiman  el  corazón,  es  mejor   quedarse  callado  o  pensar  bien  lo  que  va  a  decir recuerde a  Prov.  15:1 “la  blanda  respuesta  quita  la  ira, mas  la  palabra  áspera   hace  subir  el  furor”.
Ver.  3l  “quítese  toda  amargura,  enojo, ira,  gritería, maledicencia,  malicia,   en  una  palabra  cambiemos  de  actitud,  tratemos  de  ser   felices,  vea  el  lado  bueno  de la  vida,  practique platicar  en  vez  de   discutir  y  lleguen  a   acuerdos,  algunas  veces   se  tiene  que  ceder.
COMO  DEBEMOS  SER?   Misericordiosos  y  perdonadores.
QUE  NOS  DICE  A  LAS  MUJERES  EN  ESPECIAL?   Gen.  2:18 “Dios  nos  creó para  ser  AYUDA  IDONEA.
AYUDA:  Persona  que  sirve,  presta  auxilio,  socorro,  presta  cooperación  para   hacer  algo.
IDONEA:  Persona  que  tiene  la  suficiente  aptitud  o  buena  disposición  para  ayudar  a  hacer  algo.
Entonces   fuimos  hechas  para  ser compañeras  aptas  para  ayudarlos  en  todo.
No  compitamos   con  ellos,  ayudémoslos  en  lo  que  podamos,  seamos  buenas  amigas:   que no  tengan  necesidad  de  buscar  amigos  en  la  calle,  seamos  buenas esposas:,  tengamos  el  hogar   bonito, que  sienta  alegría   llegar  a  casa ,   seamos  buenas  amantes:  que  no  busque  afuera  lo que  puede  tener  adentro,  el  sexo   lo  dio  el  Señor  para  disfrutarlo  dentro  del  matrimonio no  para  que  nos  doliera  la  cabeza,  no  seamos   gruñonas,  coléricas,  frías,  desatentas.
No  se  nos  olvide  que   nuestro  esposo  es  cabeza  y  debemos  sujetarnos,  es  difícil  cuando  por   mucho  tiempo  nos  han  dejado  ese  lugar  a  nosotras,  pero  entendiendo  a  Cristo  podemos  regresarles  ese  lugar,  Leamos  la  palabra   especialmente  I  de  Pedro  3:1-7  en  el  cual  nos  aconseja    que  consideremos  nuestra  conducta   “casta  y  respetuosa”,  con  un  espíritu   afable  y  apacible (o sea   teniendo  buenos  pensamientos,  que  seamos  corteses,  dulces, agradables,  con  temple   apacible.
Y  A  USTEDES  VARONES:   En  el  Ver.  7  se  les  aconseja   que   puedan  vivir   con  sus   esposas   sabiamente  o  sea   cuerdamente   con  acierto,  “dando  honor  a  la  mujer como  a  vaso   frágil”  o  sea   con  estimación  “y como  a  coherederas de  la  gracia de  la vida”  o  sea   que  en  ese  sentido   Dios  nos  ve  iguales.   Y  “para   que   vuestras  oraciones  no  tengan  estorbo”   Es  que  si  no  tratan  a  sus   esposas  de  esa  manera   toda  oración    con  el   Padre   va  a  tener  estorbo  y  va  a  tardar  más  la   respuesta.  en  otro  lugar   en  el  libro  de  Efesios 5:28   resume   todo   esto   diciendo   que   “los   maridos  deben  amar  a  sus  esposas  como  a  si   mismos”   y  es   que   no   creo   que   haya  alguna  persona   que  no  se  quiera  a  si  mismo,  pues   antes   tiene  que   quererse  uno   para   poder  amar  a   otros.
Con  todas   estas   armas   podemos  pelar  la   buena  batalla   por   nuestro  matrimonio,  siempre  oren,  ayunen,  pidan  en  el  nombre   de  Jesús  que   Dios   guarde  a  su  esposa   o  su   esposo  de    hombre  o   mujer  mala,  de  tentaciones,  de  problemas,  de  malos   amigos (as),  de  ser  buen  administrador,  por  su  vida  sexual  y  por   muchas   otras  cusas  que  usted   sabe.
Así   juntos  llegarán   a   ser   UN  MATRIMONIO  FELIZ

Mary  de   De  León

No hay comentarios:

Publicar un comentario